miércoles, 17 de febrero de 2010

2010: Lo que Haití nos enseñó

Transcurre el segundo mes del año y nos hemos puesto como meta, el tener un contacto más frecuente con nuestros lectores.
Sin duda la terrible tragedia que sufrió Haití el 12 de enero pasado e incluso en días posteriores, marcó un antes y un después en la vida de esta sufrida nación y la de los demás pueblos latinoamericanos.
No nos olvidamos del rol que ha jugado la ONU y EEUU, además de otros países que se autoproclaman "amigos", de esta nación.
Todos y todas hemos tenido tiempo para reflexionar sobre lo que sucedió y sigue pasando; los cientos de vidas humanas perdidas y otras mutiladas de por vida.
Si nos ponemos a pensar en el daño psicológico de todos estos seres, el saldo del daño es incalculable.
Más de uno de nosotros reparó en esa nación, que supo ser la primera en rebelarse contra la esclavitud y está a la vista que lo pagó caro.
Y una vez más quedó al descubierto una historia de corrupción, de intereses creados, siempre en contra de los más desposeídos.
Es verdad que la solidaridad tanto individual como colectiva fue y será muy importante, pero ya sabemos que el término "reconstrucción", no solamente abarca el enorme daño causado por el terremoto, sino que apunta a mejorar las condiciones de vida de la nación menos alfabetizada de nuestro continente y que tiene como consecuencia de este complejo panorama, una expectativa de vida muy por debajo de otras naciones del hemisferio sur.
Volveremos, sin duda sobre este tema y el enfoque que nuestro país le ha brindado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario