lunes, 5 de abril de 2010

Agua limpia para una vida sana

El pasado 22 de marzo celebramos el Día mundial del agua, como quedó resuelto por la ONU desde hace dieciocho años.
Estamos hablando de un Derecho Humano fundamental, del cual depende la vida de cada uno de nosotros y de todas las especies.

Tengamos en cuenta que el acceso al agua potable, ese "oro azul" tan codicidado en la actualidad, se encuentra muy restringido, por el cambio climático y la pobreza, entre diversas causas.
Las cifras son contundentes; cada 15 segundos muere un niño por enfermedades causadas a raíz de consumir agua contaminada y en su mensaje para esta fecha, el Secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon, nos alertó en cuanto a que existen 884 millones de personas, principalmente en África, a las cuales les falta este vital elemento.


Cada año, la convocatoria se caracteriza por hacer énfasis en un aspecto en particular. En 2010 se refirió a la calidad del agua, tan importante como su propia existencia.
Muchos pueden pensar que las guerras son la causa principal de pérdidas en vidas, sin embargo es la carencia de "agua limpia", es la que mata más cantidad de seres humanos y va destruyendo el ecosistema.
Solamente el 2% del agua es dulce, es decir apta para el consumo; esto hace pensar a muchos analistas, que en poco tiempo será motivo de conflictos bélicos.
Deseamos sinceramente que esto no suceda, pero para ello debemos actuar rápidamente desde los Estados a la sociedad civil, con inteligencia y solidaridad; este es un tema de hoy, no del futuro y millones de personas, incluso nosotros mismos, dependemos de estas políticas y toma de conciencia de lo que está en nuestras manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario