sábado, 9 de octubre de 2010

EL NOBEL DE LA PAZ PARA EL DISIDENTE LUI XIAOBO

Premio y castigo para China

La decisión desató una airada condena de Beijing y reavivó llamados de Occidente a liberar al galardonado, que cumple una condena de once años por “subvertir los poderes del Estado”. Los medios chinos ignoraron la noticia.

El encarcelado disidente chino Liu Xiaobo ganó el Premio Nobel de la Paz 2010 por su lucha pacífica por los derechos humanos en China, anunció hoy el Comité Nobel noruego, en una decisión que desató una airada condena de Beijing y reavivó llamados de Occidente a liberar al galardonado.
Los medios estatales de China ignoraron la noticia y las autoridades bloquearon la señal de una cadena de TV internacional cuando se anunció el premio, así como la difusión de informes sobre el Nobel de páginas de Internet, además de no permitir a la mujer de Liu hablar en persona con periodistas en su casa.
La Cancillería china afirmó que la decisión del comité es una blasfemia al Premio Nobel de la Paz. “Liu Xiaobo es un criminal que fue sentenciado por la Justicia china por violar la ley china”, y honrarlo “contradice por completo la finalidad del premio y es también una blasfemia al Premio Nobel de la Paz”, dijo el Ministerio en un comunicado. Asimismo, el gobierno chino advirtió que la decisión del Comité Nobel dañará las relaciones con Noruega, a lo que el país escandinavo respondió que una represalia tal sería un acto mezquino para una nación tan grande y poderosa como China. Sin embargo China no perdió tiempo y hoy mismo convocó al embajador noruego en Beijing para presentar una protesta formal por la asignación del premio, informó la cancillería noruega.
“Han querido expresar oficialmente su opinión, su desacuerdo y su protesta”, reveló un portavoz del Ministerio en Oslo, quien aclaró que el gobierno noruego “no es responsable” por la asignación del reconocimiento a Liu. En esa misma línea, el primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, dijo a la cadena pública nacional NRK que no veía motivos para que China castigue a Noruega por el premio. “Creo que sería negativo para la reputación de China en el mundo, si eligieran hacer esto”, declaró el premier.
Por otra parte, Beijing detuvo ayer a una veintena de disidentes que celebraban la concesión del premio al activista Liu Xiaobo. Según informó el abogado de derechos humanos Teng Biao, la policía china detuvo en diversas zonas de Beijing a pequeños grupos de activistas poco después de las cinco de la tarde, hora local, cuando se conoció en China la noticia. “Se estaban preparando para celebrar el Nobel, iban a reunirse con amigos en distintos puntos de la ciudad en restaurantes y bares, cuando los detuvieron”, afirmó el abogado.
En tanto y en un discurso cargado de críticas a Beijing, el presidente del comité noruego, Thorbjorn Jagland, dijo que se decidió honrar a Liu, de 54 años, “por su lucha larga y no violenta por los derechos humanos fundamentales” en el país asiático. Jagland agregó que Liu es un símbolo de la lucha por los derechos humanos en China y que el gobierno comunista del país debe esperar que su política en este campo sea sometida a un creciente escrutinio internacional ahora que la nación es una gran potencia. “China se convirtió en una gran potencia en términos económicos como en términos políticos y es normal que las grandes potencias estén sometidas a críticas”, dijo Jagland.
A diferencia de muchos otros miembros de la altamente fracturada y perseguida disidencia china, Liu fue siempre un ardoroso defensor de un cambio político pacífico y gradual, en vez de un enfrentamiento violento con las autoridades comunistas. Liu fue condenado a once años de prisión en diciembre pasado por “subvertir el poder del Estado”, un año después de haber sido uno de los principales autores intelectuales de la “Carta 08”, un manifiesto a favor de la democracia y los derechos humanos en China.
Su mujer, no obstante, expresó su alegría por la noticia. Con su departamento de Beijing rodeado por la policía, la mujer, Liu Xia, no fue autorizada a hablar en persona con la prensa que llegó al lugar, pero hizo breves declaraciones por teléfono y por mensajes de texto. El canal de Hong Kong Cable Television dijo que la mujer manifestó que el premio alentará a su marido y que espera poder ir a recibir el galardón a Noruega en caso de que él no pueda.
“Creo que después del premio, más gente ejercerá presión sobre China. Este premio es no sólo para Xiabao sino para todos los que trabajan por los derechos humanos y la justicia en China”, dijo la mujer al canal de Hong Kong. No quedó claro si Liu fue informado del galardón. El Comité Nobel dijo que no intentó contactarse ni con Liu ni con su mujer, pero que intentará hacerlo a través de la embajada noruega en China.
Beijing ya alzó su voz contra el comité en 1989 cuando galardonó al líder espiritual tibetano Dalai Lama, a quien China considera un líder separatista. El propio Dalai Lama, funcionarios de países occidentales como Francia y Alemania, organizaciones de derechos humanos o libertad de prensa como Amnistía Internacional, Human Rights Watch y Reporteros Sin Fronteras, así como otros disidentes chinos saludaron el premio a Liu e instaron a China a liberarlo.
Liu ganó el premio entre una cantidad record de 237 nominados, entre ellos las Abuelas de Plaza de Mayo de Argentina. El Premio Nobel de la Paz fue otorgado el año pasado al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, distinción que también motivó críticas en todo el mundo por la falta de antecedentes del galardonado en materia de derechos humanos. Luego de recibir el Nobel de la Paz, Obama anunció el envío de 30.000 soldados para continuar con la guerra en Afganistán.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario